Crónicas de trabajo en el ciber - locutorio

Crónica de como me aburro (y me divierto) día a día en mi nuevo trabajo.

26 mayo 2006

Cosas locas

Me dí cuenta de que estando acá uno crea entretenimiento sin darse cuenta.
Es que hay veces que el ambiente se hace tan extremadamente aburrido que uno empieza a imaginar las cosas de una manera, para sentirse más divertido, aunque en realidad no lo hace, sino que lo hace sentir más patético.

El otro día mientras sacaba mil fotocopias (sí, mil) logré transportarme a otra dimensión, sobrepasada por el aburrimiento y me dí cuenta de algo; para mí cada objeto inanimado tiene su propia personalidad, y me guío según eso.
Voy a hacer la lista simple para que ustedes comprendan:

Cabinas

Cabina 1: La cabina 1 es lo mejor. La cabina 1 es la que manda, es la mejor de todas, es la que maneja todo. Dgamos que la cabina 1 es el presidente.
Cabina 2: La cabina 2 es buena y linda también, pero no tanto como la 1. La cabina 2 es el vicepresidente.
Cabina 3: La cabina tres es la hermana boba, la tonta y molesta que solo está porque está, nunca hace bien las cosas (ésta es la cabina que siempre soy a la gente que me cae mal)
Cabina 4: La cabina 4 es la hija no deseada, ni la registro.

Máquinas

Máquina madre: O sea, la mía. Es una de las típicas rubias tontas (el monitor anda mal y se ve todo amarillo, eso apoya mi teoría) como no tiene ningún programa de diseño ni nada que se le parezca, siento que carece de personalidad, aunque como tiene la grabadora de CDs, podríamos decir que es una rubia tonta con buenas gomas...
Máquina 1: Es mi favorita. Por más que tenía el antiporn que cerraba cualquier página, así sea de los Teletubbies, por más que la ruedita del mouse se rompió y por más que la bandeja del teclado sea incómoda, es mi favorita de todas. En la máquina 1 se sienta la gente que me cae más que bien. En la máquina 1 se sientan mis amigos. Que yo te de la máquina 1 significa que te estoy dando mi corazón, porque aunque tiene defectos, la amo, así como toda la gente a la que amo tiene sus defectos. Si la máquina 1 fuera un hombre, me casaría con él.
Máquina 2: La máquina dos es, creo, la mejor. Nunca nadie que haya estado en esa máquina se ha quejado. Anda muy bien, y es linda. Por lo tanto debo decir que la máquina 2 es la embajadora.
Máquina 3: Ésta es la eterna rival de la máquina 2, porque es igual de buena, además está en un espacio privilegiado, porque está entre la 2 y entre la 4, (aunque ella tiene más afinidad con la 2). La máquina 3 es una niña buena, una niña exploradora que está dispuesta a ayudar.
Máquina 4: No es mala, pero tampoco es buena. Es, digamos, el alumno mediocre que se saca 7 en todas las pruebas.
Máquina 5: Ésta es un asco, es un gordo sucio que se rasca el trasero metiendo su mano dentro de sus calzoncillos agujereados mientras una mosca revolotea sobre su cabeza. Esta máquina se la doy a la gente que me cae mal.
Máquina 6: Es la cosa más vil y detestable que existe en la faz de la tierra, es fea, es repugnante, es la máquina que está tirada en medio del chiquero, bien al lado del gallinero, rodeáda de animales asquerosos y malolientes. Le falta un diente. Simplemente la veo e imagino las gallinas a su costado, picoteando y dejando un olor impresionante, que encima está al lado del gordo sucio de la máquina 5.

Ahora, creo que la gente no entiende esto. Viene una persona y me dice "dame una máquina". Luego de agregar el "por favor" con mi mente, y de sentirme muy enojada por su trato hacia mí, como si fuera el señor feudal y yo un simple siervo, lo miro y le digo "por la seis" con cara de "ahora vas a ver...". Sorprendentemente la persona camina hacia la máquina como si nada, se sienta en la máquina, sin comprender el castigo al que lo he sometido. La persona trabaja, se levanta y me paga. Y no ha comprendido que le dí la máquina fea... para él es sólo una máquina más, perdida en el negocio junto a otras 5 que son aparentemente iguales...

O viene alguien que siempre me trata bien, y tiene que trabajar. Entonces en la más pura de las amabilidades, le ofrezco la máquina 1. Pasa, la usa como hubiera usado a la 5, me paga y se va...

O hay veces en las que las otras 5 máquinas están en uso, entonces le tengo que dar la máquina 1 a alguien que me cae mal, y pienso "espero que no piense que me interesa"
Hasta que me doy cuenta que el código maquina-cabina tiene sólo sentido en la infinidad de mi cabeza diminuta, y que en el exterior de ella, ésto no tiene sentido, como tantas de las cosas que pienso.

Algún día mi mente controlará el mundo, y los usuarios de máquinas 6 serán marginados, mientras los máquinas 1 gobernarán la faz de la tierra hasta que aparezca la gran y sabia Máquina 0 y viviremos por siempre en un locutorio en el que nadie atiende y nadie es cliente, todos somos y todos servimos...

Podrán decir que soy una soñadora, pero no soy la única.

Etiquetas: ,

6 Comments:

Anonymous Radionauta said...

Espero que si algún día voy me des la máquina 1!!! :-)

Ahora... El que no merece ni la máquina 6 es el que te dejó 1000 fotocopias para sacar!!! Un degenerado!!!

14:59  
Blogger Enrra said...

º.º' ...
Erh...

Psicosis. @.@''

17:52  
Anonymous KARMA INSTANTANEO said...

LA MAQUINA 1 ES MIA,CUANDO SE LA DAS A ALGUIEN ES COMO SI PRESTARAS TU VESTIDO DE BODAS A TU SOBRINA PARA SALIR A JUGAR.

21:31  
Anonymous HUGO TOCALLI said...

eh.... hola....buscaba vaginas y entre aca...no se como,pero nada me interesa.

21:33  
Anonymous Pablito said...

No sé por qué, pero a la otra vez entré al negocio en que trabajás y lo ví al ex presidente Menem sentando en la máquina 2 y a Raúl Portal en la máquina 1.

01:52  
Anonymous KARMA INSTANTANEO said...

MMMMM....SI ES RAUL ESTA PERFECTO HOP HOP!!

23:06  

Publicar un comentario

<< Home

Macca Radio. Una radio, todo Beatles John Lennon Artificial Intelligence Project (JLAIP™) - Chateá con (cyber-) Beatle John Lennon

 


Estadisticas gratis