Crónicas de trabajo en el ciber - locutorio

Crónica de como me aburro (y me divierto) día a día en mi nuevo trabajo.

16 mayo 2006

Adolescentes

He descubierto a una raza distinta; al parecer los llaman “adolescentes”.
Al comenzar mi investigación me di cuenta de algo: No me caen bien los adolescentes. Está bien; yo he sido adolescente en mi momento... Bueno, lo admito, lo sigo siendo, pero creo que yo no actúo como lo hacen estas criaturas.
Tal parece ser que para ellos, éste ciber es un lugar de encuentro. En el pasillito se juntan 5, 6 o incluso 7 adolescentes que se ven todo el día en la escuela, pero bueno, necesitan estar juntos. Hay una plaza enorme enfrente, pero ellos necesitan canalizar todo lo que sienten poniéndose todos en frente de una computadora mientras una de sus compañeras chatea con un flaco del otro lado del mundo, quien le dijo que es linda, y todos se ríen por
eso con unos “jijiji”
Para colmo soy testigo de la ignorancia sin fronteras de éstos fascinantes especimenes.
Al parecer debían hacer un trabajo sobre alguna tragedia de la Argentina (aunque la Argentina en sí ya es una tragedia... pero esa es otra historia). Unas muchachas eligen hacer sobre la tragedia de Cromañón. Y le
preguntan a otra “¿Vos de qué vas a hacer?” a lo que ésta responde “De... eehhh... ¿cómo se llama? Sí, la cosa esa. No sé, no me acuerdo como se llamaba. Lo de... eehhmmm... el.... el golpe militar, porque...” (haciéndo cátedra de sus conocimientos) “las... éstas, las viejas esas con el pañuelo en la cabeza dan vueltas en la plaza para pedir por lo que pasó” mientras teclea algo chateando, que al parecer es un “jajajajaja” probablemente a algún otro descerebrado que cree que en el conservatorio se conserva el marido de la vaquia (sí, es malísimo, pero nunca antes lo había podido usar...)
¡Ah! Y las versiones masculinas de éstos especimenes son aún más fascinantes; Parece ser que cada uno de estas increíbles ejemplares se revolotea al ver una mujer, e instintivamente la convierte en una posible hembra receptiva, a la cual intenta llamarle la atención utilizando chistes malos, cuales plumas de pavo real, desplegando su belleza interior para lograr el posible apareamiento, el cual, simplemente viéndole las caras a estos adolescentes uno se da cuenta que jamás ha tenido lugar en su vida, con nadie. Porque al parecer a las versiones femeninas les atrae un determinado macho alfa, que puede reconocerse por su gesto de “te derretís ante mí, no importa lo que digas”.
Al parecer la adolescencia transcurre entre los 14 y 21 años. Lamentablemente sabemos que no todos logran superar ésta etapa de su vida, así tengan 34 años, sin embargo invito a todos ustedes que sigan observando sus movimientos.
Ésta es la licenciada en ciencias obvísticas, Mechicabota Morrison, despidiéndose, hasta un nuevo encuentro de;

La vida salvaje, más cerca de lo que creemos.

Sigan sintonizando.

Etiquetas: ,

2 Comments:

Anonymous Aristarco de Samotracia said...

se dice "enfrente" todo junto y no "en frente", separado

09:16  
Blogger Mechicabota said...

Ya lo sé.
Era un ejemplo de mal escrito.
Lo corrijo para que no hayan más malentendidos.

(Y no, no soy orgullosa!)

10:30  

Publicar un comentario

<< Home

Macca Radio. Una radio, todo Beatles John Lennon Artificial Intelligence Project (JLAIP™) - Chateá con (cyber-) Beatle John Lennon

 


Estadisticas gratis